Ya tengo la contractura muscular, ¿qué hago?

Ya tengo la contractura muscular, ¿qué hago?

Cuando ya tenemos la contractura muscular no nos queda más remedio que tratarla.

No es conveniente tratar una contractura muscular por nuestra cuenta con masajes inapropiados o fármacos aconsejados por algún conocido, lo mejor es ir al médico o fisioterapeuta para que realmente pueda evaluar si realmente el dolor es de tipo muscular ocasionado por una contractura muscular o no.

Lo primero que debes hacer es dejar descansar el área en el que tienes la contractura muscular, evitando cualquier forma de actividad física intensa de dos a tres días. Si la contractura no es severa, puedes empezar a aplicar calor y masajear el área para mantener el flujo de sangre hacia la zona. Además, recuerda comer sano y tomar tus vitaminas para ayudar a tu organismos a sanarse más rápido.

Acude a un profesional, especialmente si:

  • La contractura impide el movimiento y las actividades de la vida diaria.
  • Además del dolor sientes pinchazos o sensación de descarga eléctricahormigueos adormecimiento de una extremidad (puede existir compromiso nervioso).
  • No puedes dormir o descansar debido a la contractura.
  • No cede el dolor en más de una semana.

Automasaje de cuello, hombros y cervicales con palo

Masaje de la zona cervical o cuello para aliviar contracturas, tensión o dolor de cuello en problemas de artrosis o simplemente tensiones por estrés.

Tratamiento de la contractura cervical o de trapecios

La contractura o tensión cervical es uno de los problemas más frecuentes que las personas sufren en el cuello y además muchas veces tiene un fácil tratamiento y solución.

¿Qué harán el médico o el fisioterapeuta ante una contractura muscular?

El médico podrá recetar miorrelajantes y antiinflamatorios con el objetivo de relajar la musculatura reduciendo la contracción, pero ten en cuenta que estos fármacos no tratarán la contractura. Suelen prescribirse en casos en los que el dolor es muy fuerte.

Las contracturas musculares son la principal causa de consulta en fisioterapia. El fisioterapeuta dispone de una serie de herramientas para resolverlas. La duración del tratamiento varía en función de la gravedad de la contractura.

  • Calor: ya sea una manta eléctrica, un saquito de semillas o el chorro de la ducha caliente, conseguimos un efecto analgésico y relajante.
  • Masajes: con el masaje provocamos que llegue más cantidad de sangre hacia el lugar de la contractura muscular favoreciendo la recuperación del tejido y eliminando metabolitos. Como consecuencia, se consigue una relajación del músculo y por lo tanto una disminución del dolor. Lo aconsejable es acudir a un centro donde te de un masaje una persona titulada en fisioterapia, ya que si lo realizara una persona sin los conocimientos necesarios, podría empeorar la contractura.
  • Estiramientos: la flexibilidad es importante como método preventivo de contracturas musculares y como técnica de tratamiento, ya que la buena elasticidad muscular así como los propios estiramientos y técnicas de respiración durante ellos favorecen a que desaparezca la contractura al cabo de pocas sesiones de fisioterapia.
  • Cada profesional empleará sus conocimientos para eliminar la contractura muscular dependiendo de la persona y el estado de la lesión: estiramientos y autoestiramientos, vendaje neuromuscular, osteopatía.
  • Tratamiento de los puntos gatillo miofasciales que aparecen o están presentes en músculos que sufren contracturas con técnicas como la digitopresión o la punción seca.
  • Técnicas para la liberación miofascial o autoliberación miofascial con rodillo.

Tres cosas que debes saber sobre la contractura y los puntos gatillos

Las contracturas musculares es un problema frecuente en la sociedad moderna, y en ocasiones también se presentan los puntos gatillo. 

Es importante tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • Las contracturas pueden ocurrir en cualquier músculo debido a la tensión en la zona.
  • Las contracturas musculares pueden evitarse siempre que se tenga precaución con las actividades que realizamos y sobre todo cómo las realizamos.
  • La actividad física regular es ideal para prevenir la aparición de contracturas musculares.
  • Para el tratamiento de la contracturas musculares puedes aplicar los consejos que os hemos brindado, sin embargo, es importante que acudas a un fisioterapeuta, que es el profesional especializado para tratar una contractura muscular de manera más efectiva y exitosa, sobre todo si los síntomas son más severos.
¿Qué es la articulación acromioclavicular y por qué se produce el dolor allí?

¿Qué es la articulación acromioclavicular y por qué se produce el dolor allí?

La articulación acromioclavicular se sitúa en la parte más superior del hombro y, como su propio nombre indica, está entre en acromion (parte de la escápula que se prolonga hacia adelante y la clavícula.

Cuando el dolor es puntual en esta zona del hombro probablemente sufrimos de un problema de la articulación acromioclavicular. El dolor de la articulación acromioclavicular es bastante habitual en gente joven que hace mucha actividad que involucra movimientos con la extremidad superior: lanzamiento de pelotas, trabajadores de construcción que utilizan mucho el martillo por ejemplo, gente que hace lucha como hobby o como deporte,…

Dolor acromioclavicular agudo vs crónico

Hay que diferenciar el dolor de la articulación acromioclavicular aguda, como sucede en el caso de la luxación acromioclavicular (que se produce cuando, tras un traumatismo sobre el hombro, la clavícula rompe los ligamentos que lo estabilizan y se va hacia arriba), ya que eso va a tener otro método diagnóstico y otro tipo de manejo que el dolor acromioclavicular crónico (que se produce por desgaste).

¿Cómo saber si estoy sufriendo de dolor acromioclavicular crónico?

En primer lugar se debe tener en cuenta el tipo de actividad que realice la persona: deportistas o trabajadores de fuerza son más propensos a esta lesión, por lo que se inicia la sospecha si este tipo de pacientes presentan este dolor. Luego, se tiene en cuenta el dolor: dolor local que a punta de dedo se señala sobre la articulación acromioclavicular es definitivo de su lesión. Si el dolor no está en esa zona o se encuentra más profundo que puede ser el bíceps, el tendón de subescapular o lesión en el labrum.

¿Por qué duele la articulación acromioclavicular?

La articulación acromioclavicular básicamente duele porque se desgasta. Es una zona en donde hay fricción y a la larga se puede desgastar. Ese desgaste puede llegar a resultar doloroso, pues uno los síntomas (además del dolor) es la inflamación o incluso el crecimiento de cierta protuberancia ósea con los años. Por suerte es una artrosis que realmente no es problemática, sólo hay que ofrecer un tratamiento.